La jornada “Una Europa social y diversa” concluye el ciclo de conferencias Cinco Retos, Una Europa, organizado por EuroBasque en colaboración con el Gobierno Vasco.

La jornada “Una Europa social y diversa” reunía este martes 29 de marzo en el Bizkaia Aretoa de Bilbao a media docena de analistas que han reflexionado sobre los modelos de protección social vasco y europeo. Irune Zuluaga, presidenta de EuroBasque, daba comienzo a la sesión recordando que la UE es “el hogar de las sociedades más igualitarias del mundo, con los más altos estándares en las condiciones de trabajo y una amplia protección social. Sin embargo, no hay que olvidar las grandes desigualdades y carencias en las que debemos seguir trabajando para lograr una sociedad más justa”.

Zuluaga recuperaba asimismo una reciente declaración de EuroBasque, denunciado la agresión e invasión militar de Rusia a Ucrania, que ha descrito como “un indescriptible sufrimiento para la población ucraniana, que menoscaba la seguridad y estabilidad europea y mundial y nos retrotrae a los tiempos más oscuros y creíamos olvidados de la historia de Europa”.

El Director de Asuntos Europeos del Gobierno Vasco, Mikel Anton, afirmaba que “uno de los retos a los que nos enfrentamos es, sin duda, el de construir una Europa más social”, destacando las iniciativas de la UE a favor de la igualdad y la protección a la juventud y las personas más pobres. “En Euskadi tratamos de trabajar codo con codo con las asociaciones y el tejido social para mejorar la situación de quienes están en situación de exclusión social”, ha recordado Anton.

El modelo de protección social vasco, la brecha de género y el edadismo

Joseba Zalakain, director del Servicio de Información e Investigación Social de la Fundación Eguia Careaga, describía las principales características del modelo de protección social vasco, señalando que la población vasca tiene mayor esperanza de vida y está más envejecida que la media de la UE, y nuestro gasto social por habitante es menor. Lo más significativo es, según Zalakain,  que ese gasto se distribuye de manera diferente y aquí sobre todo está centrado en las pensiones: “Tenemos un modelo de protección social que mira mucho a la vejez, pero que tiene poco que ver con los nuevos retos sociales, las políticas de vivienda, de familia y de infancia”. El modelo de protección social vasco está solo relativamente abierto a la inmigración, el peso de los cuidados recae sobre todo en las mujeres de la familia, y no transforma los principales desequilibrios sociales como la dualidad del mercado de trabajo y las desigualdades de género. “Europeizar el modelo de protección social en Euskadi significa invertir más en políticas de infancia, en medidas para reducir la pobreza infantil y en apoyo a las familias. Europa es un laboratorio para experimentar buenas prácticas”, ha afirmado Zalakain, “de las que se puede aprender”.

 También tomaban la palabra Silvia Rainone, investigadora del European Trade Union Institute de Bruselas, explicando las características del Pilar Social de la UE, un catálogo de principios que busca orientar y unir a los estados de la UE en la vida cotidiana y el bienestar de las personas.  Por su parte, el Cónsul Honorario de la República de Irlanda en Bilbao, Rocco Caira, aporataba una visión práctica y en primera persona respecto a los problemas para ejercer la ciudadanía europea en un país que no es el propio.

 Mirian Izquierdo, de la asociación Woman Forward, desatacaba por su parte que “es  necesario impulsar el empoderamiento femenino en los ámbitos de poder y sensibilizar a los hombres sobre igualdad, y el catedrático de Derecho del Trabajo de la Universidad de Sevilla,  Javier Calvo, ha disertado sobre el edadismo y las desigualdades entre jóvenes y mayores para acceder y mantenerse en el mercado laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 2 =