Personas expertas reflexionan en el Palacio Europa de Vitoria-Gasteiz sobre los retos de la gobernanza europea y el papel de Euskadi en la misma

El encuentro forma parte del ciclo de conferencias Cinco Retos, Una Europa y reivindica el papel de la Conferencia sobre el Futuro de Europa para reformar el funcionamiento de la UE. La jornada “La gobernanza europea y el encaje de Euskadi en la Unión Europea” ha reunido a analistas de diferentes perfiles en el Palacio Europa de Vitoria, que han reflexionado sobre los retos de la gobernanza europea y sobre el papel de Euskadi y de otras regiones con competencias legislativas en la misma.

Marian Elorza, Secretaria de Acción Exterior del Gobierno Vasco, ha dado comienzo a la jornada agradeciendo especialmente la presencia en la jornada de personas jóvenes, que son el futuro de Europa. Ha subrayado la importancia de promover la Conferencia sobre el Futuro de Europa y la plataforma creada para ella. Señala que la Conferencia es una oportunidad única para reflexionar sobre el contrato social europeo y para configurar respuestas que cuenten con la participación de la ciudadanía. Ha cerrado la sesión de apertura indicando que “mejorar la gobernanza se ha vuelto una cuestión acuciante para el presente y el futuro de Europa”. Por su parte, Irune Zuluaga, presidenta de EuroBasque, ha destacado que la Conferencia es una oportunidad para relanzar la Unión Europea, la propia participación ciudadana, el plan de recuperación, la transición ecológica y la transformación digital, así como el papel de la sociedad civil, la visión de la juventud vasca ante el futuro y el encaje de Euskadi en una Unión Europea Federal. Ha recordado que tal día como hoy- 7 de febrero- hace 30 años se firmó el Tratado de Maastricht, que supuso el inicio de una etapa, con la creación del Comité de las Regiones, que permitía a las regiones como Euskadi, una participación directa en las instituciones europeas.

Igor Filibi, secretario general de EuroBasque, ha presentado un breve recorrido histórico y algunas claves generales para enmarcar el debate: el reconocimiento de las regiones en la Unión Europea, formalizado en el tratado de Maastricht y las muchas caras de la cuestión regional en clave de competencias y también de precepciones. Ha ofrecido algunas claves parar reflexionar sobre el papel de las regiones en la gobernanza de la UE, destacando, entre otras, que las regiones son un actor imprescindible para el proyecto europeo. Señala también la dificultad objetiva que supone la enorme asimetría y heterogeneidad entre los países y regiones europeas.

Ante las aproximadamente 60 personas que han participado en la jornada, se han desarrollado dos mesas de trabajo sobre la evolución de la gobernanza multinivel en la UE y práctica comparada y sobre las propuestas para garantizar una mejor participación de las regiones en la
gobernanza de la UE, respectivamente.

En la primera mesa, moderada por Mikel Erkoreka (Profesor del Ituna Centre for Basque Economic Agreement and Fiscal Federalism Studies EHU/UPV) han participado José Luis de Castro (Profesor Titular de Relaciones Internacionales de la EHU/UPV), Dorothée Allain-Dupré (Jefa de Unidad de Descentralización, Inversión Pública y Finanzas Subestatales , OECD) y Sandrina Antunes (Investigadora de la Universidade do Minho), quienes han ofrecido algunas claves sobre la evolución del encaje jurídico y el encaje desde Euskadi sobre el papel de las regiones en la UE. Así, Jose Luis de Castro Ruano ha analizado la evolución de la subsidiariedad y la gobernanza multinivel, incidiendo en que el reto de lograr un encaje adecuado de las regiones constitucionales en Europa es inaplazable y que la próxima reforma comunitaria, cuando se produzca, deberá saber encauzar las demandas de estas regiones singulares, dado que el avance federal y el reconocimiento regional son dos procesos paralelos que deben desarrollarse simultáneamente. Asimismo, ha subrayado que la apuesta reside en cómo articular el principio básico de la autonomía del estado con la participación de las instancias regionales en la UE, sin que exista aún una articulación funcional y satisfactoria. Ha resaltado también la importancia de darle significado preciso al concepto de gobernanza multinivel que facilite su articulación, para concluir afirmando que “la solución adoptada por el reconocimiento del hecho regional dista mucho de ser plenamente satisfactorias y que no hay una participación real, efectiva y funcional”.

Dorothée Allain-Dupré ha destacado en su intervención el mandato de gobernanza multinivel y la descentralización como una coordinación de responsabilidades compartidas en diferentes niveles de gobierno: “coordinar y articular competencias de forma efectiva y clara para evitar duplicidades”. Ha presentado un esquema de las tendencias sobre gobernanza multinivel en los estados OCDE, incidiendo en que la tendencia de los últimos 10 años es la descentralización en la mayoría de los estados con un “incremento de la transferencia de la  responsabilidad de los niveles estatales a los locales y regionales”. Hay que trabajar en encontrar soluciones en la gobernanza multinivel. La gobernanza multinivel debe hacer frente a desafíos para mejorar los falso de coordinación, la falta de complementariedad, el coste de la coordinación entre actores o las estructuras inadecuadas a nivel nacional, entre otros aspectos.

La importancia de la coordinación como elemento para la mejora de la gobernanza multinivel ha sido un tema central en la intervención de Sandrina Antunes, que ha afirmado que la Conferencia sobre el Futuro de Europa tendría que ser una ventana de oportunidad para aportar soluciones en la gobernanza multinivel. Ha hablado sobre los errores de las regiones en la percepción distorsionada de que Europa les ofrecería más poder, así como de las supuestas expectativas de las mismas como una oportunidad de mejorar sus competencias a nivel
europeo. Si bien es innegable que el Tratado de Lisboa ha introducido importantes mejoras en el reconocimiento del papel de las regiones en la elaboración de políticas de la UE, todavía estamos muy lejos de una gobernanza multinivel efectiva en la que se espera que las regiones actúen como socios corresponsables. En el contexto de la crisis del COVID y la recentralización de los Planes de Recuperación y Resiliencia de la UE, la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE) ofrece una oportunidad única para reconsiderar el papel del Comité de las Regiones (CoR), por lo que sugiere que podría actuar como coordinador entre los niveles subnacionales, la ciudadanía y la UE por medio de la ‘subsidiariedad activa’. Con este fin, el CDR tendría que negociar los términos de un acuerdo interinstitucional ambicioso con la Comisión Europea para comprometerse de manera más sistemática con las autoridades locales y regionales.

La mesa sobre propuestas para la mejora de la gobernanza, moderada por Itziar Fernández (coordinadora de Europe Direct Bizkaia) y formada por Marian Elorza, Secretaria de Acción Exterior del Gobierno Vasco, Alison Hunter (Investigadora en European Policy Centre) y Mariola Urrea (Profesora titular de Derecho Internacional y de la UE), se ha abierto con la reflexión de Marian Elorza sobre la propuesta de la R-LEG como iniciativa conjunta de un grupo de regiones con competencias legislativas que se encuentran dispuestas a contribuir de manera proactiva al Futuro de Europa con un enfoque constructivo y corresponsable, con el fin de mejorar el
concepto de efectiva gobernanza multinivel en la UE. Marian Elorza ha resaltado la necesidad de que las Regiones con poderes legislativos lideren la demanda para su propia implicación en todo el ciclo político de la UE, de cara a decidir e implementar políticas efectivas en el interés de la ciudadanía. La Conferencia parece obviar su existencia, lo que impide su capacidad de decidir e implementar las políticas efectivas que demanda la ciudadanía de estas regiones. En su opinión, para la legitimidad democrática de la UE es crucial involucrar plenamente a estos actores en el proceso de toma de decisiones, a través de un esquema de gobernanza actualizado y absolutamente respetuoso con los poderes constitucionales de las Regiones con competencias legislativas de la Unión Europea. Representamos a millones de ciudadanos y tenemos la experiencia política y técnica para dar respuesta a las necesidades que tiene la ciudadanía de la UE.

Alison Hunter ha presentado los resultados del informe “EU regions with legislative powers: Exploring the appetite, capacity and direction for EU policy influencing and delivery”, que explora si las regiones de la UE con poderes legislativos pueden ampliar su presencia a través de
la iniciativa RLEG y cómo hacerlo. El informe recoge recomendaciones para que la RLEG mejore el posicionamiento de su agenda para lograr una mayor coherencia y visibilidad, destacando que “esto podría aumentar las posibilidades de mejorar el diálogo con las principales partes interesadas de la UE”, como primer paso esencial para necesario para fomentar un mejor diálogo con los responsables de la toma de decisiones. Ha destacado que existe un potencial significativo para fortalecer la conectividad entre la ciudadanía en las regiones con poderes
legislativos y regulaciones, políticas e inversiones relacionadas de la UE. Esto podría revivir el interés y el compromiso en muchos aspectos del “proyecto de la UE” a nivel regional y/o local. Además, estos esfuerzos podrían contribuir al futuro del sistema de gobernanza multinivel de la UE, al reconocer los derechos y responsabilidades de las regiones con poderes legislativos y optimizar su valor potencial. La RLEG debería explorar las posibilidades de cooperación y un enfoque más colaborativo para trabajar con otras redes regionales de la UE. El “peso” político de las regiones con poder legislativo podría crear una mayor influencia en áreas de interés mutuo para todas las regiones.

Por su parte, Mariola Urrea ha explicado que la participación de las regiones en el proceso de toma de decisiones de la Unión Europea es una realidad consolidada en el modelo actual de gobernanza de la Unión que no admite retrocesos, lo que no impide, sin embargo, plantear
aquellos procesos de mejora que permitan perfeccionar el modelo tanto en la dimensión de participación directa en las instituciones de la Unión Europea como en la posición del Estado. A partir de la descripción del modelo vigente se han subrayado los aspectos de mejora para
explorar cómo ensanchar el perímetro de acción de las regiones en los mecanismos de gobernanza de la Unión Europea. Su reflexión ha partido de que la participación de las regiones en la UE ha sido un proceso “razonablemente exitoso” y que “la UE ha constitucionalizado el
fenómeno regional en los Tratados”. Sin embargo, este modelo incremental puede estar agotado, añadiendo que “estamos en un momento de reflexión y cambio para incorporar una nueva perspectiva cambiando la mirada para ensanchar nuevos espacios de oportunidad”. Ha propuesto romper el marco de análisis tradicional atendiendo al principio de lealtad federal y el principio de unidad de acción.

En el bloque de conclusiones, Igor Filibi (Secretario General de EuroBasque), ha destacado algunas ideas clave y conclusiones finales que se volcarán y estarán disponibles en la iniciativa implementada al efecto, en la plataforma de la Conferencia sobre el Futuro de Europa.
https://futureu.europa.eu/meetings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =